×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 404

Fundamentos de composición fotográfica

Valorar este artículo
(0 votos)
Composición Fotográfica Composición Fotográfica

Hacer una fotografía es algo con más significado que el simple hecho de hacer click en una cámara. Conlleva una intención por parte del fotógrafo de mostrar una percepción personal de lo que ve y que pasa por la selección y la organización del contenido de su imagen.

{Producto:26}

Algo que va más allá de activar el dispositivo de captura de imágenes es crear la composición correcta dentro del marco de nuestra instantánea y en función de nuestro propósito. A la hora de hacer una fotografía la manera de organizar todo dentro del encuadre de forma armoniosa y equilibrada, es una opción creativa potestad del fotógrafo, donde entran en juego su capacidad de observación, su percepción, su intuición y su intención final.

En este artículo vamos a tratar de aproximarnos a los conceptos básicos de la composición fotográfica, de una manera sencilla, clara y lo más breve posible para conseguir una visión general lo más práctica posible.

Lo primero en la composición es la elección del motivo. Qué queremos mostrar de la escena que contemplamos. hemos de aprender a mirar más allá de lo que a simple vista se ve, pues saber observar, es la premisa para componer una fotografía.

Veamos un ejemplo:Fotografía conjunto general

Este jardín tiene, árboles, plantas, flores... cosas que tal vez nos interesan mostrar. Podemos optar por una imagen de conjunto. En la que se vea todo. Y transmita la sensación general del jardín.

Fotografia-detallePero también podemos seleccionar lo que no se ve a primera vista. Como por ejemplo esta flor que está creciendo. O la hilera de plantas....

Una vez seleccionado el motivo, la manera en que lo presentemos es importante también.

Cómo lo encuadramos dentro de nuestra imagen. En horizontal, en vertical, en inclinado.

Centrado, a un lado y otro del encuadre, en picado, o en contrapicado.

Composición

Pero qué proporción le damos. ¿Que se vea lo pequeña que es la flor en un inmenso jardín? O queremos mostrar lo grandioso de la pequeña flor...?

Todas estas cuestiones, forman parte de la composición de nuestra fotografía. Y dependiendo de la forma en que la tomemos, la sensación que perciba el observador será diferente.

Vamos a mencionar aquí una serie de premisas claves que nos ayudarán a la hora de componer fotografías.

Lo primero, entre los elementos que podemos barajar están:

El Centro de interés. Debemos guiar el punto de atención hacia el motivo principal de la imagen.Motivo fotográfico

La sensación de tacto. Es decir, la textura que puede transmitir una imagen.

La tridimensionalidad de los objetos. Su forma y volumen en la escena.

El contraste entre los motivos, resaltar por medio del tono, el color, la diversidad. El poder del color o la asencia del mismo crea contrastes.

Lo segundo, las cinco herramientas básicas que disponemos para manejar estos elementos:

La primera el encuadre del motivo y su entorno.

Cómo situamos el motivo dentro del área visual. En primer plano, dentro de un plano general, a un lado del encuadre.

La segunda, la colocación de los objetos dentro del encuadre. Qué queremos que se vea y qué no.

La tercera, la perspectiva y ángulo de la toma. Horizontal, vertical, inclinado, picado, o contrapicado.

Enfoque selectivoLa cuarta es el enfoque. Si queremos que sea total, es decir que todo en la imagen esté a foco o si queremos que sea selectivo y dirigir la vista del observador sobre algo en especial resaltándolo por medio de su enfoque y ocultando el resto por medio del desenfoque.

Y la quinta la iluminación que queremos dar a la escena. Dentro de una correcta exposición nosotros podemos darle mayor o menor luminosidad a la escena. Así como, variar la temperatura del color para conseguir diferentes matices tonales.

Ahora, unos consejos claves:

Define cual es el punto de interés de tu fotografía. En un primer vistazo el observador tiene que saber qué le vas a contar. No tiene por qué estar en el centro del enacudre pero si debe tener el protagonismo.

Para lo cual quita aquello otro que le pueda restar interés. No quieras sacar demasiadas cosas, define lo que quieras monstrar.

También trata de separarlo del fondo. Juega con las tres dimensiones de la profundidad entre el frente y e fondo. Esto lo consigues con el enfoque selectivo, de la profundidad de campo.

Y utiliza la regla de los tercios para posicionar tu motivo en el encuadre. Divide imaginariamente la pantalla en cuadrículasRegla de los tercios de tres por tres y sitúa tu motivo en uno de los cuatro puntos de las intersecciones o coloca los elementos principales a lo largo de estas líneas. La regla de los tercios nos ayuda a lograr una composición equilibrada.

Aprovecha las líneas naturales que aparecen en tu imagen. Ya sean verticales, horizontales o diagonales. Pues dirigen la mirada del observador hacia puntos. Pueden ser líneas paralelas convergentes o divergentes. Búscalas en tu fotografía y utiliza su direccionalidad aplicándola a tu mensaje. Y busca con ellas el equilibrio estático. Las líneas horizontales y verticales suelen trasmitir quietud, mientras las diagonales movimiento y dinamismo. Aprovecha las líneas curvas y las líneas en S que puedas encontrar para componer tu fotografía, estas formas presentes en caminos, carreteras, las huellas en la arena de la playa de las olas, el curso de un río, etc... Son elementos visuales muy potentes que transmiten interés y sensualidad.

Si quieres puedes solapar o enmarcar tu motivo con elementos naturales. Conduce la mirada del espectador hacia el fondo del encuadre donde sitúas tu motivo aprovechando lo que le rodea.

El color en la fotografíaAprovecha el mensaje del color. Este es fundamental en el lenguaje visual de una imagen pues existen elementos psicológicos ligados a los colores y nuestra percepción de los mismos. Busca los contrastes, o las similitudes. Utiliza los tonos que te da la naturaleza, ya sean fríos o cálidos para componer tu fotografía.

Con todo, no olvidemos que fotografíar es un arte y como tal no hay directrices fijas e inamovibles para componer una fotografía. Depende de la sensibilidad, de la creatividad, de la originalidad y de otros múltiples factores.

Como ves hay mucho para profundizar en posibilidades de composición fotográfica. Pero ahora lo que tienes que hacer es coger tu cámara fotográfica. buscar el motivo, componer tu fotografía mentalmente y captar la instantánea.

Recuerda que cuando has mirado una fotografía y te ha cautivado fijándote, es por que está bien compuesta, el autor haEncuadre fotografía utilizado un encuadre interesante, el motivo principal está bien presentado o ha aprovechado bien, alguna de las reglas que hemos comentado.

Con práctica, no conformándonos con la primera visión sino buscando siempre algo más y entrenando así nuestra mirada, aprendiendo de cómo han encuadrado y compuesto sus imágenes otros fotógrafos, y experimentando una y otra vez y aplicando las nociones y principios de composición fotográfica que hemos aprendido en este artículo, llegaremos sin duda a sacar un mejor partido de nuestra experiencia fotográfica.

Con todo, no hemos de olvidar que la fotografía es un arte y  que todos estos principios comentados están al servicio de un propósito creativo. Por lo tanto, no son en ninguna manera conceptos obligatorios o imprescindibles.

Hemos de destacar así mismo, que la composición fotográfica es una disciplina muy compleja y extensa  dentro del mundo de la fotografía. Por lo que este artículo, como hemos comentado, es simplemente una introducción a la temática  y con idea de ayudar y despertar el interés de todos aquellos aficionados a la fotografía que están comenzando su andadura. 

¿Quieres recibir descuentos en cursos online?

Subscríbete y te mandaremos grandes ofertas para nuestros cursos online.