×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 404

El balance de blancos

Valorar este artículo
(0 votos)
Balance de blancos Balance de blancos

¿Es lo mismo fotografíar un día nublado que un día luminoso? ¿Es igual una fotografía exterior por la noche que una fotografía en un interior? ¿Es lo mismo hacer una foto de una modelo iluminada por las luces fluorescentes de una nave que por los focos halógenos de un escaparate? Evidentemente, no, puesto que la fotografía se basa en la luz y las condiciones luminosas de los casos mencionados son claramente diferentes. Esa diferencia que notamos radica sobre todo en la llamada temperatura de color.

{Producto:17}

Para el fotógrafo, la luz no solo se distingue por su cantidad, como hasta ahora hemos ido comentando haciendo referencia a la abertura del diafragma, la velocidad del obturador o la sensibilidad ISO. Sino que también se debe clasificar por el tipo de luz. Y aquí nos referimos a la temperatura de esa fuente de luz. Esa temperatura afecta a los colores y a nuestra forma de verlos y distinguirlos.

Para comprenderlo rápidamente no tendrá el mismo color un objeto iluminado con una luz de color rojo que con una de color azul.

White balance

Temperatura de color es el método usado para cuantificar el color de la luz.

Nuestro ojo distingue la diferencia de temperatura de color de cada situación lumínica y nuestro cerebro la analiza y crea el espectro de todos los colores. Es la hablidad del ojo humano de evaluar los colores según el contexto que no la posee la cámara fotográfica.

Es así que a pesar de los cambios que hay entre la temperatura de la luz en diferentes situaciones, es probable que la cámara las esté interpretando como iguales, y confunda los colores. Y es en ese momento en que el fotógrafo debe saber qué hacer.

Por eso hemos de aprender cómo ajustar la cámara a la temperatura de color con la que vamos a fotografiar. Para ello utiizamos el llamado balance de blancos.

Pero ¿En qué consiste ese Balance de blancos?

Gráfica balance de blancosSe trata de informar a la cámara cuál es exactamente el blanco para la temperatura de color que hay en ese momento, de forma que ella recalcule el resto de la gama de colores en base a ese dato.

La temperatura de color se cuantifica y expresa en Kelvins (K). Por ejemplo, la luz del día tiene alrededor de 6.500 Kelvins (6.500k). Una luz de un foco de tugesteno tiene 3200K.

La luz cálida tiene una temperatura de color baja, como es el caso de un atardecer, que tiene alrededor de unos 4.000K. Pero una noche azulada tiene una temperatura de color más alta, alrededor de 7.500K. O un luminoso cielo azul puede legar a los 10.000K. Pues la luz fría presenta una temperatura de color más alta.

Por tanto, cuanto más calida sea la luz (amarillo-rojo) más baja será la temperatura de color. Y más alta la temperatura de color, cuanto más fría sea (azul).

Evidentemente, las cámaras digitales analizan la temperatura de la luz existente y puede hacer el balance de blancos automáticamente. Las cámaras normalmente están equipadas con un sistema de balande de blancos automático que continuamente controla el CCD y hace intentos de ajustar el balance de color. Un sensor en la cámara se ocupa de promediar la luz de la imagen y automáticamente ajusta el balance de color interno de la cámara en un valor predeterminado. Con todo, nosotros debemos saber cómo ajustar nuestra cámara réflex digital.

¿Por qué? Para conseguir mayor fidelidad o realidad de la escala de color o con fines creativos para manipular los colores, entre otras cosas.

En el menú de nuestra cámara nos aparecerá la configuración del WB, o balance de blancos, así como la selección de los modos manual y automático o los diferentes preset prediseñados para situaciones tipo de luz.

Para una foto que hemos de disparar urgentemente utilizaremos el modo automático WB. Y así siempre será acertada en cuanto a colorimetría. Pero para cuando se necesita la máxima fidelidad de color o cuando queremos que los colores de la escena aparezcan como si estuviesen bajo una luz neutral, utilizaremos el balance de blancos manual.

Cartón de grisesQue se realiza de diferentes maneras, pero comúnmente con un cartón gris neutro. Hay que realizar una foto al cartón gris neutro de manera que ocupe buena parte del fotograma. Y posteriormente ajustar en el menú de la cámara esa foto como muestra para el balance de blancos personalizado. Con todo, es un tema complicado aunque muy interesante de conocer en profundidad.

También disponemos de los diferentes presets.

El uso del balande de estos es adecuado cuando la aplicación de las fotos no requiere una exactitud total del color, cuando en la escena fotografiada no hay una dominante de color demasiado evidente o cuando se quiera ¨ajustar¨la temperatura de color a la de la luz existente.

Los más habituales en las cámaras son:

Present temperatura de color tugstenoTugsteno o Incandescente:

El balande de blancos se ajusta asumiendo que se encuentra en un espacio iluminado por luz incandescente (Bombillas).

Present temperatura de color fluorescenteFluorescente:

Para usar con lámparas de vapor de sodio, fluorescentes blancos o con lámparas de vapor de mercurio.

Present temperatura de color luz díaLuz día:

Para utilizar en fotografías iluminadas con la luz del sol directamente.

Present temperatura de color flashFlash:

Se utiliza cuando disparamos con flash. Ya sea el integrado o uno externo.

Present temperatura de color nubosoNuboso:

Perfecto para emplearlo con luz de día y cielo nublado.

Present temperatura de color sombraSombra:

Se usa con luz de día pero para objetos o personas que están bajo sombra.

Como es natural, estos presets funcionarán perfectamente cuando disparemos en las condiciones de luz para las que han sido creados. Pero también podemos usarlos para fotografiar en otras condiciones, obteniendo resultados que pueden resultar interesantes creativamente hablando.

Repasando diremos que la temperatura de color que tiene una determinada condición de iluminación afecta a los colores en que se ven los objetos y la forma de captarlos con nuestra cámara.

Que esta temperatura se mide en Kelvins y que cuanto más alta, es más fría (azulada) y que cuanto más baja, es más cálida (anaranjada).

Tabla kelvins

Que podemos utilizar normalmente los presets o preajustes estimados de nuestra réflex para los diferentes tipos de temperaturas de color.

Una vez más os invitamos a seguir investigando y conociendo vuestra réflex digital ahora haciendo pruebas fotografiando un mismo motivo y utilizando los diferentes presets del balance de blancos de vuestra cámara.

 

¿Quieres recibir descuentos en cursos online?

Subscríbete y te mandaremos grandes ofertas para nuestros cursos online.